Los españoles consumen cada vez menos televisión

El televisor, ese aparato que no puede faltar en el salón de ninguna casa. Y aunque bien es cierto que nuestros hábitos televisivos han evolucionado desde que este invento revolucionario llegara a las casas españolas en la década de los 50, “la caja tonta” sigue formando parte de nuestras vidas.


Atrás quedaron aquellos televisores gigantescos de dos canales y dudoso color en torno a los cuales se reunían familias enteras o comunidades de vecinos. Ver la televisión se convirtió en un ritual nacional.

A medida que los avances fueron transformando la tele, la expectación por dicho aparato fue estabilizándose. De los dos canales en la década de los 60, hemos pasado a los 30 en la TDT. Del blanco y negro, a la alta definición. De las dimensiones brutas y vastas, a una finísima y ligera pantalla plana. Y es que en 60 años, España ha cambiado significativamente.

Sin embargo, los españoles continuamos sentándonos delante de la televisión y sumando minutos a las audiencias que tan preocupados mantienen a los gigantes de la comunicación.


De hecho, en el año 2015 pasamos una media de 234 minutos al día viendo la tele, es decir, casi 4 horas de consumo diario. Los meses de frío son claramente los de peli y manta, y así lo registra el estudio ya que es en el periodo invernal cuando el consumo experimenta el mayor incremento. Por otro lado, los manchegos poseen el título de consumidores de minutos televisivos por excelencia, seguidos muy cerca por los valencianos y andaluces.

La gente mayor es la que más horas pasa frente al televisor, ¡rozando las seis horas! Que si lo matinales, que si los concursos, que si las telenovelas… Suma que te suma, las mujeres ven media hora más de tele que los hombres. ¿Y dónde? a través de la TDT, claro. La tele por cable, satélite o internet no ha calado entre los españoles.

Se el primero en comentar

Deja un comentario