La TDT y la red 4G costará dinero de nuestros bolsillos en 2015

En 2015, los hogares españoles vamos a tener que pagar un plus por tener TDT y red 4G en nuestros hogares, pero aún falta por conocer el nuevo plan de frecuencias del Gobierno, por lo que los instaladores no pueden calcular el coste del dividendo digital. El dividendo digital significa ocupar parte de la red de la Televisión Digital Terrestre (TDT) para difundir la señal 4G de los móviles. El sector, “imposibilitado” para hacer esta tasación, hará públicas las cifras cuando vea la luz el nuevo Plan de Frecuencias del Gobierno. El precio de los trabajos será diferente si es una instalación de una vivienda unifamiliar o se trata de una comunidad de vecinos.

La Federación Coordinadora de Telecomunicaciones (FECOTEL) advierte que tendrán que sustituir antenas y añadir dispositivos de filtrado de señales. FECOTEL alerta también sobre las interferencias que puede causar el uso del 4G cerca de los lugares de recepción de la señal de la Televisión Digital Terrestre (TDT). Piden al Ejecutivo Central una reunión para tratar los temas citados arriba y la puesta en marcha de una campaña informativa para que los usuarios conozcan todo sobre el dividendo digital.

4g

La empresas instaladoras de telecomunicaciones se han visto hasta este momento imposibilitadas para calcular el coste que supondrá para los hogares españoles la aplicación del dividendo digital. Se trata del precio que deberemos gastar para poder seguir viendo la televisión sin problemas a partir del 1 de enero de 2015, tras la decisión de distribuir la señal del 4G de los móviles a través de la red de Televisión Digital Terrestre (TDT). El sector, representado por FECOTEL (Federación Coordinadora de Telecomunicaciones), asegura que es “imposible” disponer de cifras hasta que no vea la luz el nuevo Plan de Frecuencias del Gobierno Central para asignar nuevos puntos de sintonización a los canales de televisión.

¿Cómo se adapta una instalación doméstica al dividendo digital? A propósito del dividendo digital, el trabajo de las empresas instaladoras de telecomunicaciones para instalaciones de viviendas unifamiliares consistirá en colocar una nueva antena que sólo capte aquellas señales que provienen de la TDT y discrimine la frecuencia 4G. De esa forma sortearemos el primer escollo de interferencias de señales en la primera etapa: la captación de la señal. Los instaladores además deberán sustituir los sistemas de amplificación para que vuelvan a filtrar la señal que les llega de la antena, por si ésta ha captado de forma irregular una señal 4G. Con ello impiden la canalización de una señal no deseada a través del cable que llega a nuestro televisor y de esa forma logran “limpiar” el segundo punto donde se pueden localizar posibles interferencias. Cuando se trata de la señal en edificios de comunidades de vecinos, los trabajos serán más o menos costosos dependiendo del tipo de amplificador que tenga instalado.

Así, los amplificadores (cabeceras) que a buen seguro deberán ser sustituidos serán los denominados de “banda ancha” y las “centrales programables” porque carecen de la versatilidad suficiente como para poder regular la intensidad de los canales que llega a través de la antena. Si la intensidad es muy pobre o está fuera del rango de saturación, no se verá la televisión. Sólo las denominadas “cabeceras amplificadoras modulares o monocanal” podrán subsistir a la aplicación del dividendo digital porque permiten regular el nivel de señal de forma individual para cada canal.

Ahoravalencia

Se el primero en comentar

Deja un comentario