La Academia de la TV pide al Gobierno que deje las licencias de TDT “como están”

El presidente de la Academia de la Televisión, Manuel Campo Vidal, ha pedido al Gobierno que deje las concesiones de los canales de la TDT “como están, sobre todo para los que las utilizan, no para quienes las alquilan”, en referencia a los operadores que sin emitir ningún canal, alquilan sus licencias a operadores extranjeros.

Campo Vidal ha señalado que, después de la sentencia del Tribunal Supremo que ha anulado el actual reparto de canales al Gobierno le corresponde “la papeleta” de administrar este problema que ha “heredado” del anterior Ejecutivo y, a su juicio, “lo deseable sería encontrar una fórmula para no alterar de nuevo” el panorama audiovisual.

Al menos, en el caso de los operadores que utilizan las licencias. En este caso, Campo Vidal considera “muy chocante” que un canal como 13TV no tenga una licencia “a pesar de su esfuerzo inversor en tiempos adversos”, mientras “otras empresas que se encuentran fuera del mercado televisivo”, porque no emiten canales propios, “disponen de licencias para alquilar a otros operadores”.

Además, ha subrayado que “en buena parte de los casos” estas licencias se alquilan a “operadores extranjeros a los que no se exige ni un mínimo esfuerzo inversor en programación propia de este país”. “No hay que sepamos en el mundo un caso similar de facilidad de penetración televisiva sin contraprestación alguna”, ha indicado Campo Vidal, quien ha aclarado que la academia no está “contra la presencia de nadie”, pero considera que se debería exigir que estos operadores contribuyan al desarrollo del sector.

Solucionar “incertidumbres”

El presidente de la academia ha hecho un llamamiento para ir solucionando “incertidumbres”, como la generada por la sentencia del Supremo, que amenazan al sector audiovisual y ha recordado los problemas que ya tiene la industria, como el elevado paro o la reducción de la inversión publicitaria, un 60 por ciento menos desde 2008. “Para hacer un diagnóstico claro y sin rodeos, podemos decir que atravesamos seguramente la crisis más seria de la televisión desde que comenzó en España en 1956”, ha enfatizado.

Sobre las “incertidumbres” que se ciernen sobre RTVE, ha criticado la decisión tomada por el anterior Gobierno de quitar la publicidad, por “drástica”, y ha señalado que esa medida está “amenazando” ahora a la corporación, con unos 250 millones de euros en juego si el Tribunal Europeo de Justicia decide tumbar la tasa a las ‘telecos’. En este sentido, ha abogado por un sistema de financiación de la corporación pública que “sea claro, sea solvente y sea sostenible”.

También ha abogado Campo Vidal por “reinventar” las televisiones autonómicas, que tienen “un potencial extraordinario” y en algunos casos, ya que “no se pueden meter a todas en el mismo saco”, deben ser “redimensionadas”. Así, ha indicado que es necesario “asumir que el compromiso está con el espectador” y no con “el poder político de turno”.

En otro orden de temas, se ha referido a la decisión del Gobierno de no crear el Consejo Estatal de Medios Audiovisuales (CEMA) y ha calificado de “mezcolanza poco práctica” la decisión de incluir las competencias de supervisión de las cadenas audiovisuales en la nueva Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Así, ha indicado que España es el único país de su entorno que no tiene un “regulador independiente” de la actividad de las cadenas.

Campo Vidal también ha enfatizado la necesidad de luchar contra la piratería para fortalecer la televisión de pago, atajar la “burbuja mediática”, que ha propiciado que cada año se licencien unos 2.800 jóvenes en carreras relacionadas con periodismo y comunicación audiovisual, y luchar contra la proliferación de contenidos ilegales en cadenas locales en horario de madrugada. “Tenemos una oferta absolutamente plural de brujería”, ha bromeado.

Europa Press

Se el primero en comentar

Deja un comentario