Desvelado el mejor secreto de «House»: su final

Tras ocho años de enfermedades imposibles con diagnósticos de ciencia ficción, la exitosa serie «House» ha puesto su punto y final con un último capítulo plagado de giros de guión engañosos. El desenlace se pudo ver también en España a través de Fox que emitió el episodio en versión original de forma simultánea. En el episodio, el misántropo, misógino y aún así brillante Gregory House (interpretado por Hugh Laurie), resolvió uno de los puzzles más desconcertantes de todos: él mismo.

El título del episodio final, «Everybody Dies» (Todo el mundo muere), despertó en el imaginario de los seguidores todo tipo de cábalas sobre el destino del popular médico, aunque pocos hubieran apostado por lo que sucede findalmente. El capítulo comienza con un House un tanto alucinado en una casa abandonada en llamas. Ante su inminente entrada en prisión, se replantea si quiere seguir viviendo o suicidarse. Este momento permite rescatar del pasado, a través de una serie de flashbacks, a antiguos personajes de la serie como Lawrence Kutner (Kal Penn) y Amber Volakis (Anne Dudek), su ex novia Stacy Warner (Sela Ward), quienes le muestran distintos caminos alternativos al suicidio, y Allison Cameron (Jennifer Morrison), quien intenta hacerle entender que, pese a lo imposible que parece, puede amar y ser amado. La única que no volvió para despedir el capítulo final, tras desaparecer hace un año de la serie, fue la doctora Lisa Cuddy (Lisa Edelstein), la jefa de House con la que mantuvo lo más parecido a una relación estable.

Un final a lo «Thelma y Louise»

Cuando Wilson y Foreman encuentran a House dentro de la casa y ven que el doctor se dirige a la puerta para salir de ella, todo se derrumba y la casa explota, haciendo que todos piensen lo peor. Los bomberos rescatan un cadáver calcinado, cuya ficha dental coincide con la de House. Todos los que formaron parte de la vida del doctor lloran su muerte y comienzan a recordar lo que significó para ellos: «Fue un gran jefe», «Me enseñó todo lo que sé», «Me prometió que me ayudaría a acabar con mi vida» recuerdan Foreman, Masters, Trece…. También Wilson: «Un gran amigo, salvo muchas vidas…» que se torna en reproche… «pero en el fondo era un imbécil, se reía de todos, nos humillaba…». Pero resultaba un final demasiado fácil y obvio, por lo que Wilson recibe un mensaje de texto en su móvil con un : «cállate idiota» que no podría ser de otro que del mismo House, que está más vivo que nunca.

Wilson se reúne aún sin creérselo con el doctor, lejos del resto. El rey de la Vicodina está más vivo que nunca. Todo había sido un plan. House fingió su propia muerte saliendo por la puerta de atrás antes de la explosión y cambiado las fichas dentales. Wilson, aún perplejo le recuerda que «ha dejado todo atrás, que no va a poder volver a ejercer la medicina», a lo que House, con un semblante serio al que tenía poco acostumbrados a sus seguidores contestó: «Wilson, estoy ‘muerto’, ¿Cómo quieres pasar los últimos cinco meses de tu vida?».

La serie termina con House y Wilson en dos motocicletas dispuestos a pasar juntos los mejores cinco meses de su vida. ¿Las últimas palabras de los protagonistas absolutos de la serie? «Cuando empiece a estar mal por el cáncer…» empieza Wilson, y House, como de costumbre, le interrumpe: «El cáncer es aburrido», y le sonríe .

Homenaje para una gran serie

El episodio final del lunes estuvo precedido por una retrospectiva de una hora, que celebró los 177 capítulos de la serie, su personajes y el reparto, con homenajes de seguidores de todo el mundo y escenas de la fiesta final de los actores. El creador David Shore recordó cómo se inspiró en el detective británico Sherlock Holmes y su fiel escudero el doctor John Watson creados por el novelista Sir Arthur Conan Doyle hace más de 100 años. Laurie dijo que interpretar a House había sido «una parte inolvidable de mi vida».

Según el libro Guinness de los Records, House ha sido la serie más popular de la televisión, con una audiencia estimada de 81 millones de personas en 61 países. La serie comenzó en 2004, y en sus ocho años de emisión Laurie ha ganado dos Globos de Oro y dos premios del Sindicato de Guionistas por su papel. Pero las audiencias han descendido desde los 19 millones en 2007 a 8,5 millones este año y sus productores y la Fox anunciaron en febrero que la serie finalizaría en mayo.

ABC

Se el primero en comentar

Deja un comentario