La Comunidad ordena cerrar Tele K bajo multa de 30.000 euros al día

El secretario general del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha ordenado a la empresa que lanza la señal de TDT de Tele K y otras dos emisoras más de televisión que deje de emitir. En concreto las que tienen que cerrar, además de Tele K, son Canal 33 y iSolidaridad tv.

En la orden se dice que el secretario del consejo ya ordenó el pasado 10 de marzo de 2005 a la Comunidad de Vecinos del Edificio Torre de Valencia el cese de las emisiones de todas las emisiones radiofónicas que carecían de concesión administrativa y no estaban habilitadas en esa ubicación, “así como el desmantelamiento de dichas instalaciones ilegales”.

Desde la terraza de la Torre de Valencia emiten también otras emisoras que tienen autorización administrativa.

Según la Comunidad, se han producido varias sentencias contra la posibilidad de que esta comunidad de vecinos, que tiene contratada a una empresa para que la emisión continúe dando señales a este tipo de emisoras.

Por ello, ha dado orden de que en el plazo de un mes se desmantelen las “instalaciones ilegales” ubicadas en la terraza. “El desmantelamiento de las instalaciones ilegales incluirá expresamente todos los equipos emisores y el sistema radiante con sus posteriores dipolos”, aseguran desde la Comunidad.

En caso de que no se cumpla con el desmantelamiento se impondrá una multa diaria de 30.000 euros al día.

Fuentes de Tele K indicaron que ellos tienen licencia como emisoras sin ánimo de lucro y que la amenaza de la Comunidad de Madrid hace que la empresa que les da señal les haya informado que tiene que cortársela porque no se puede arriesgar a multas de 30.000 euros al día.

Las mismas fuentes indicaron que Tele K no tiene ningún expediente sancionador y en 19 años no han tenido ningún tipo de expediente por emisión ilegal.

Tele K se ha distinguido por su política informativa progresista y apoyo al 15-M y grupos sociales y vecinales, por lo que quieren seguir emitiendo.

“Si nos quieren cerrar por estar en la Torre de Valencia, nos preguntamos si en el caso de que nos fuéramos a otro edificio nos dejarían emitir y ser legales”, añadieron.

Curiosamente, el edificio del que emiten muchas de las emisoras nacionales y locales tiene una orden de derribo del Supremo desde hace mas de 30 años que no se cumple.

El Mundo

Se el primero en comentar

Deja un comentario