Las televisiones cumplen las exigencias de la ley audiovisual sobre subtitulado

Las exigencias que marca la Ley Audiovisual en materia de accesibilidad a la TDT por las personas con discapacidad se están cumpliendo cada vez en mayor medida por las televisiones, y en materia de subtitulado, la mayoría de los operadores están emitiendo contenidos adaptados por encima de los porcentajes exigidos por la norma.

“Es de justicia reconocer a las cadenas el notable esfuerzo que están haciendo”, aseguró este viernes Carlos Romero, subdirector general de Contenidos de la Sociedad de la Información, del Ministerio de Industria, durante la “Jornada de seguimiento de la accesibilidad en la televisión”, organizada por el Real Patronato sobre Discapacidad y a la que asistieron representantes de la Administración, de las televisiones públicas y privadas y del movimiento asociativo de la discapacidad.

El responsable de Industria explicó que de acuerdo con los datos de 2011 que dispone su departamento, “la mayoría de canales emitieron subtitulado por encima de los porcentajes exigidos en la Ley Audiovisual”, fijados en un 45% de programación para los canales privados y un 50% para los públicos, y que deberán ir aumentando de manera paulatina hasta llegar a 2013 al 75 y el 90%, respectivamente.

En cuanto a los servicios de audiodescripción y lengua de signos, la implantación es más lenta por su mayor coste. La Ley Audiovisual estableció para 2011 un mínimo de una hora semanal para ambos servicios a las privadas y tres horas a las públicas. La mayoría de los operadores no lo está cumpliendo, “pero el ritmo de incremento ha sido bueno” en los últimos meses, indicó Carlos Romero: en enero de 2011 solo había ocho canales que emitían en lengua de signos y 2 en audiodescripción, y en diciembre se había pasado a 19 y 10, respectivamente.

Por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad tomó la palabra el director general de Políticas de Apoyo a la Dispacidad, Ignacio Tremiño, quien dijo que se está avanzando y hay que agradecerle a las televisiones “su compromiso”. Ahora es el momento, agregó, “de no dar pasos atrás” por culpa de los recortes.

Programación infantil

Los datos de accesibilidad de 2011 del Centro de Subtitulado y Audiodescripción (CESyA) son coincidentes en términos generales con los de Industria en lo que se refiere al cumplimiento masivo de los requerimientos normativos de subtitulado.

Por géneros, las estadísticas del CESyA reflejan que se está emitiendo subtitulada un 95% de la programación infantil, un 90% de cine y un 48% de informativos. “El entretenimiento va peor, porque incluye mucho directo y ahí la subtitulación es más complicada”, indicó la directora del CESyA, Belén Ruiz, que también destacó en audiodescripción el enorme interés que está mostrando el canal infantil Disney Channel.

Desde las cadenas, tanto los representantes que intervinieron de las públicas (TVE, FORTA y TV3) como de la privada laSexta coincidieron en asegurar que el esfuerzo que están haciendo para cumplir la Ley Audiovisual se puede ver empañado con los recortes presupuestarios y las dificultades económicas que están atravesando sus medios, por lo que piden más apoyo de las administraciones y que se suavicen todo lo posible las exigencias legales.

En representación de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), su consejero experto en comunicación audiovisual y accesibilidad, Ángel García Castillejo, afirmó que la Ley Audiovisual ha significado un avance incuestionable en materia de accesibilidad para las personas con discapacidad, pero contiene “deficiencias graves” que hay que subsanar sin demora, como que los operadores de pago estén exentos del cumplimiento de las obligaciones sobre accesibilidad. “El 20% de los hogares españoles ve televisión de pago, y estos operadores no pueden librarse de ofrecer estos servicios”, defendió Castillejo.

Estabilidad

Desde los colectivos de discapacidad, se reconoce el esfuerzo por la accesibilidad que están haciendo los operadores en época de crisis, pero reclaman más. En palabras de Guillermo Hermida, de ONCE, “se ve que hay una conciencia detrás en las horas que están dedicando”, pero no basta.

Por ejemplo, la organización de ciegos echa en falta una mejor información sobre los espacios disponibles en audiodescripción y menos barreras tecnológicas para el acceso a este servicio, que cree que ahora es “el hermano pequeño” de la accesibilidad.

Carmen Jáudenes, de Fiapas, reclama “más estabilidad y continuidad” en las emisiones subtituladas (“te encuentras muchas veces que unos capítulos están subtitulados y otros no”), y Emilio Ferreiro, de la Confederación de Personas Sordas (CNSE), abogó por que se acaben las interrupciones que con frecuencia dijo que se producen en las retransmisiones de lengua de signos, o con errores como que la ventana del intérprete aparezca en pantalla tapada por la franja de subtitulado . La CNSE también pide que se elimine el “vacío” normativo que hay en cuanto a accesibilidad mínima por los nuevos canales audiovisuales como Internet.

Servimedia

Se el primero en comentar

Deja un comentario